lunes, 11 de enero de 2010

A Victorian Fairy

Tenía prisa. La casa de campo hacia donde se dirigía, se encontraba a tan sólo dos horas a caballo desde Londres, pero no quería que hubiera anochecido cuando llegara. Tal vez cuando la luz se fuera, su aplomo desaparecería con ella. Y lo que tenía que hacer requería mucha valentía.

Mientras cabalgaba, notaba en el bolsillo interior de su chaqueta la pequeña cajita que contenía el anillo de esmeraldas que la haría su esposa.

Estaba seguro de que la amaba.

Cuando llegó, ella bajaba por la pradera... Si no fuese un hombre tan serio, diría que volaba. En ocasiones la encontraba tan etérea, tan suave que creía que esos movimientos eran más propios de un hada que de una persona.

Pero... Las hadas no existen...

...¿O sí?





Besos etéreos y fugaces,
Casiopea.

7 comentarios:

Rocio dijo...

Si yo creo que si existen!!!!, solo hay que mirar bien (^.^).
Es preciosa, como todas las que haces.
Me encantan.
Muchos besicos

el reino encantado de Casiopea dijo...

Gracias Rocío :) Me alegra mucho que te guste!

Estibalitz Diaz de Durana dijo...

Muchas gracias por tu visita y por tu comentario !! me alegro mucho que sigas paseando por Liendo,
Un fuerte abrazo,
ah! esta TAMBIÉN es PRECIOSA !!!

Pepi dijo...

Ohhhhhhhhhhh!!!!!!..........por supuesto que existen, solo que no se dejan ver, solo cuando crees en la magia, y tu tienes mucha magia para que te salgan al paso preciosidades como estaaaaaaaaa.............un besazoooooooooooo..........

Xanela Chic dijo...

Es encantadora... y cómo no van a existir con gente como tu?...
Bss...

Lludria dijo...

¡Y tanto que existen! ^^ Yo he visto un montón de ellas por aquí.
Besitos de Año Nuevo

Melma dijo...

¡Sí que existen! Con todas las palmadas que he dado yo para revivirlas jejejejeje Como ya te han dicho, sólo hay que visitarte para verlas ^^

Muchos besos